Nota sobre el autor

Desde siempre he amado los libros, y aún lo sigo haciendo a ritmo de viajes en metro, de noches de insomnio y mañanas en las que un buen café, y un buen libro me acercan a los diez minutos de mi utópica felicidad. Es un legado de mi padre al que apenas conocí. Su pasión por los libros es la mía, y ahora voy a crear este sueño por los dos. Mi madre sabe que lo es todo par mí, aún la tengo cerca, la sigo amando y disfrutando a sus ochenta y tres años. Descumple años cada frío invierno, creyendo en mis abstracciones,en mi pasión literaria, y en el amor que encuentro en cada uso que hago de la palabra .Este proyecto literario desborda ilusión, amor y toda la pasión que un día soñé. Hoy descorro las cortinas para compartirlo: La Pluma de Oro.

Hasta el día de hoy poco que decir sobre mí, dos hijas maravillosas, un trabajo dinámico y reconfortante en la sanidad pública… A partir de mañana espero poder compartir con todos los amigos de Pluma de Oro, este viejo sueño que por fin se ha hecho mayor de manera especial e inevitable.

“Si te preguntas si lo que estas haciendo hoy te acerca a lugar en el que quieres estar mañana (Walt Disney)”.

Mi respuesta es que quiero vivir en mi Mundo creativo de novelas, relatos, escenas y personajes, en el Mundo de la Pluma de Oro: Novela.

“Y así después de esperar tanto, un día como otro cualquiera decidí triunfar” (Walt Disney).

Si se puede soñar se puede lograr… estoy un minuto mas cerca que ayer.

La figura de Salvador Dalí es central en el Surrealismo, a pesar de que ingresó tarde en el movimiento, alrededor de 1929.

Parque del Retiro Madrid, España

Todo está escrito, o por lo menos siempre he creído que el destino está en nosotros, en las decisiones que debemos afrontar durante nuestra vida estamos guiados por una línea invisible a la que algunos denominan DESTINO, para mí, han sido los caminos que decidí tomar en cada momento y en muchos de ellos he tenido que optar “recalcular nueva ruta vital”. Hoy, en la actualidad sufro una nueva y maravillosa actualización. Siempre hay cruces y bifurcaciones que nos acercan un poquito más al bienestar y a la utópica felicidad. La felicidad es la certeza de no sentirse perdido (Jorge Bucay), y la buscamos sin saber donde está, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una (Voltaire).

Mi primera y pequeña gran decisión fue a los cinco años. Un libro siempre me entretenía, aunque fuera para ver pasar las hojas de manera fugaz e inconsciente. Todos tenemos un autor que hizo despertar nuestro o curiosidad por los libros. El mío fue Julio Verne. Con tres obras fundamentalmente que no podía dejar de releer con siete u ocho años Fueron, 100.000 leguas en viaje submarino, Viaje al centro de la Tierra y La vuelta al Mundo en 80 días. Julio Verne era un VISIONARIO y muchas de los inventos y descubrimientos científicos actuales fueron descritos por él. Os invito a conocerle brevemente.

Nacido en el seno de una familia burguesa en la ciudad portuaria de Nantes, Verne estudió para continuar los pasos de su padre como abogado, pero muy joven decidió abandonar ese camino para dedicarse a escribir. Su colaboración con el editor Pierre-Jules Hetzel dio como fruto la creación de Viajes extraordinarios, una popular serie de novelas de aventuras escrupulosamente documentadas y visionarias entre las que se incluían las famosas Viaje al centro de la Tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en ochenta días.

Julio Verne es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo, y desde 1979 es el segundo autor más traducido en el mundo, después de Agatha Christie. Es considerado, junto con H. G. Wells, el «padre de la ciencia ficción». Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia.

El 9 de marzo de 1886, a la edad de 58 años, caminando de regreso a su casa, su sobrino Gastón, de 25 años, con quien llevaba una cordial relación, le disparó con un revólver, sin razones claras. La primera bala le erró, pero la segunda le hirió en la pierna izquierda, provocándole una cojera de la que no se recuperaría. El incidente fue ocultado por la prensa y Gastón pasó el resto de su vida en un manicomio.

En 1888 Verne ingresó en la política y fue elegido concejal de Amiens, donde abogó por una serie de mejoras en la ciudad, labor que desarrolló durante quince años.

En 1863, Verne había escrito una novela llamada París en el siglo XX acerca de un joven que vive en un mundo de rascacielos de cristal, trenes de alta velocidad, automóviles de gas, calculadores y una red mundial de comunicaciones, pero que no puede alcanzar la felicidad y se dirige a un trágico fin. Hetzel pensó que el pesimismo de esta novela dañaría la promisoria carrera de Verne y sugirió que esperase veinte años para publicarla. Éste puso el manuscrito en una caja fuerte, donde fue «descubierta» por su bisnieto en 1989 y publicada en 1994.

Fue precursor de la ciencia ficción y de la moderna novela de aventuras. Fue un estudioso de la ciencia y la tecnología de su época, lo que —unido a su gran imaginación y a su capacidad de anticipación lógica— le permitió adelantarse a su tiempo, describiendo entre otras cosas los submarinos (el «Nautilus» del capitán Nemo, de su famosa Veinte mil leguas de viaje submarino),11 el helicóptero (un yate que en la punta de sus mástiles tiene hélices que lo sostienen, en Robur el conquistador).

La pluma de Verne presenta rasgos de innovación, con ideas frescas y héroes progresistas que sueñan con descubrir nuevos mundos y llegar a donde nadie ha llegado en beneficio de la humanidad, desde los polos en Las aventuras del capitán Hatteras, el centro de la Tierra (Viaje al centro de la tierra) e incluso hasta la Luna (De la Tierra a la Luna).

Verne comienza a escribir de una manera más seria, con héroes más humanos (Strogoff, Sinclair, Fogg), siendo capaz de escribir su mayor éxito literario en una novela llena de vida como La vuelta al mundo en 80 días, pero también parece que algunas ideas se agotan retomando las anteriores (El país de las pieles) e incluso llevándolo a escribir (quizá por presión de sus editores) obras no del todo propias (Los quinientos millones de la begún).

Mis aficiones por la literatura se desarrollaron en un entorno a escasos ciento cincuenta metros de mis progenitores. El Parque del Buen Retiro. Una mañana dominical puesto de punta en blanco y con mis pantalones cortos, corrí en busca de entretenimiento detrás de unas hambrientas palomas con el afán de poder darlas de comer sin parar de ahuyentarlas a mis intrépidos pasos. Me perdí como solo saben hacerlo los niños de cuatro años, sin miedo. Legué a una fuente cercana al estanque del Retiro. La fuente de la Alcachofa y allí tuve mi primer contacto público. Gente rodeándome, y haciéndome preguntas, sin ponerse a jugar conmigo.¿ Bonito, como se llama tu mamá?. Fácil. -Mamá- respondí. ¿Y te has perdido?. Eso no lo sabía. Mi fascinación por el parque del Retiro, y ya sin perderme fue creciendo año a año con innumerables paseos y atardeceres con un libro de cuentos, y posteriormente mis primeras novelas de Julio Verne, siguieron autores como Galdós, Miguel de Unamuno, Antonio Machado, entre mis favoritas.

Cerca del estaque se halla el Monumento Alfonso XII dónde se desarrollaron mis primeras tardes de escritura. Novillos en las tardes de física y filosofía infumables. De esta primera etapa aún guardo los borradores de “Catorce” y “Proyecto SBL”. Los encontré hace poco en un cajón y pronto les daremos el lugar que se merecen. El monumento al Alfonso XII es mágico para mí, es parte de mi infancia y de mi adolescente vida literaria.

Compuesto por una gran columnata con un gran número de esculturas que rodea la estatua ecuestre del rey, a un lado del estanque. Todo ello en bronce y mármol. Dimensiones. Todo el conjunto mide 30 metros de alto, 86 metros de largo y 58 metros de ancho. El monumento al rey Alfonso XII de España es un conjunto escultórico situado en los jardines del Retiro, de Madrid.

En 1902 se convocó un concurso nacional para construir un monumento al rey Alfonso XII, a iniciativa de la reina madre María Cristina de Habsburgo-Lorena. El ganador fue el arquitecto José Grases Riera con un grandioso proyecto en uno de los lados mayores del estanque del Retiro, compuesto por una gran columnata con un gran número de esculturas que rodearía a la estatua ecuestre del rey, a un lado del estanque, en bronce y mármol.

Todo el conjunto mide 30 metros de alto, 86 metros de largo y 58 metros de ancho, y participaron en su elaboración más de veinte escultores. Fue la primera estatua conmemorativa de las que durante el pasado siglo fueron poblando los jardines; obras como las de Mariano Benlliure, Josep Clarà y Mateo Inurria, entre otros.

En primer término está la estatua ecuestre del rey, fundida en bronce, realizada por Mariano Benlliure en 1904. En el basamento central, «La Paz», de Miguel Blay, «La Libertad» de Aniceto Marinas y «El Progreso» de Miguel Ángel Trilles. En el zócalo, tres relieves de bronce. Del monumento central avanzan unas escalinatas hacia el estanque con cuatro leones de piedra que labraron Vallmitjana y Estany. Debajo de sus pedestales, en bronce, cuatro sirenas obra de Antonio Parera, Rafael Atché, Coll y Alsina.

Años posteriores llegando a los dieciséis años mi sitio de recreo inspiración fue la casa de fieras, actualmente hoy la bilblioteca Eugenio Trias y a mediados de Mayo una cita ineludible año a año. La feria de Libro.

Los antecedentes de un zoológico en Madrid se remontan a 1774, cuando Carlos III mandó construir un parque de animales en la actual Cuesta de Moyano, cuyos terrenos formaban parte de los Jardines del Palacio del Buen Retiro. Esta instalación complementaría el proyecto de Museo de Ciencias Naturales que se pensaba ubicar en el edificio que actualmente ocupa el Museo del Prado y junto al Jardín Botánico. Este era el segundo zoológico de Europa después del de Viena.

En estas fechas (siglo XVIII y principios del siglo XIX) los fines científicos y de investigación se mezclaban con otros menos elevados, como era celebrar luchas entre leones, tigres y toros. Estos espectáculos eran muy aplaudidos por los monarcas y la aristocracia, y se solían celebrar en los bautizos de los infantes y en las fiestas en honor de algún ilustre visitante extranjero.

A finales del siglo XVIII se trasladaron las instalaciones a la esquina del Parque del Buen Retiro, junto a la actual Puerta de Alcalá. Las jaulas, conocidas como «La Leonera» contenían los animales peligrosos y, estaban colocadas formando un octógono en cuyo centro se encontraban herbívoros como ciervos, gamos, gacelas, llamas, avestruces…

Con Fernando VII, en 1830, se ampliaron y mejoraron las instalaciones trasladándolas a la zona adyacente a la actual Puerta de Sainz de Baranda. Se realizaron las obras de la Casa de Fieras, pasando a llamarse Gabinete Real de Ciencias Naturales, perdurando su nombre hasta 1972, fecha del traslado al Zoológico de la Casa de Campo.

De esta fecha es «La Leonera», edificio de dos plantas. En la inferior se estaban las jaulas para varios tigres, una pantera, dos hienas, un chacal, y en la superior se habilitaron estancias para la familia real y sus huéspedes, donde también se encontraban animales disecados como parte de la decoración. También se dispusieron algunas otras jaulas y fosos para animales en las proximidades, como el kiosco de los monos, la elefantera, la osera y otras jaulas que habitaban pavos reales blancos de Japón, llamas peruanas y gacelas africanas.

En la esquina entre las actuales Puerta de Madrid y Puerta de O’Donnell se levantó una montaña artificial, conocida como la Montaña de los Gatos, Montaña Rusa o Montaña de los Osos, por ser estos los animales que allí se encontraban.

Con la proclamación de la Segunda República, el nuevo ayuntamiento democrático destituyó a Cecilio Rodríguez y la Casa de Fieras atravesó un serio estancamiento, que se agudizó con la Guerra Civil, llevándola casi a su desaparición. Durante la contienda murieron de inanición varias fieras y otras se sacrificaron para el consumo humano. Se vivieron también escenas dramáticas en sus instalaciones, pues entre 20 y 30 prisioneros «derechistas» fueron arrojados vivos para ser devorados por los animales, según algunas fuentes. Este hecho no está históricamente demostrado.

Desde el Zoológico de Múnich llegaron nuevos osos, tigres, leones y primates, además de las aportaciones de particulares. Se instaló una clínica veterinaria.

La Casa de Fieras se hizo tan popular que algunos días festivos se alcanzaban los 200.000 visitantes, llegándose a más del millón y medio de visitas en 1967. A la hora de trasladar la Casa de Fieras al nuevo Zoológico de la Casa de Campo se contabilizaron más de 550 ejemplares correspondientes a 83 especies.

Ya en la década de los cincuenta del siglo XX se intentó trasladar, sin éxito, la Casa de Fieras a la Casa de Campo, con un proyecto del arquitecto alemán Hanz Heck. Finalmente el 22 de junio de 1972, siendo alcalde de Madrid Carlos Arias Navarro se cerró definitivamente la Casa de Fieras del Retiro y se inauguró el Zoo de la Casa de Campo.

Las instalaciones de la Casa de Fieras, una vez clausurada, se desmantelaron en su mayor parte y los pabellones sirvieron de dependencias administrativas de la Junta Municipal de Retiro, hasta su traslado en 2004 a los antiguos Cuarteles de Daoíz y Velarde.

El 29 de abril de 2013 se abrió en las dependencias de la antigua Casa de Fieras una nueva biblioteca de la red de bibliotecas públicas del Ayuntamiento de Madrid, con el nombre de “Eugenio Trías. Casa de Fieras de El Retiro”. Dentro de la misma se han conservado algunas de las estructuras originales, como las rejas por las que se echaba de comer a las fieras desde la primera planta.

En esta antigua Casa de Fieras, reconvertida en moderna biblioteca tuve el mayor descubrimiento de mi vida literaria. En encontré y descubrí al Maestro. Encontré a Dalí, y a través de su obra germinó en mi la ilusión de un gran y bonito proyecto literario. La Pluma de Oro y sus inicios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies